Pensamiento V


¿Por qué se sueña durmiendo y casi siempre nuestros pensamientos se duermen cuando estamos despiertos?


Fuente:
Página oficial del pintor Jesús Molinero Rey 
http://www.jmolinerorey.com
© J.Molinero Rey 1998-2019

Pensamiento IV

Pensamiento IV


"Del sutil entramado que la araña del destino te tiende para que perezcas como
un vulgar insecto. De como los sentimientos no nos dejan apreciar verdades
rotundas. De como la moral fluctúa al antojo de la sociedad y de la Iglesia;
ambas hipócritas. De como la descomposición antes de destruir la vida destruye
la moral, el pensamiento, el amor... la esperanza. De como la barbarie domina el
mundo, (sic) con millones de cerebros huecos y vacíos. Del porque los mediocres
de baja estofa con mandobles de esa calidad arrinconan al justo, al sabio y al
selecto. Si el mundo se creo para que los ineptos y malvados lo dominaran
¿Por qué se hizo?



Fuente: 
Página oficial del pintor Jesús Molinero Rey 
http://www.molinerorey.com
© Molinero Rey 1998-2019

Pensamiento III

Pensamiento III



"Puedo hablar de sueños o de arte. De nostalgias casi perdidas.
¿Qué quedan cuando estás se pierden?"



Fuente:
Página oficial del pintor Jesús Molinero Rey 
http://www.jmolinerorey.com
© Molinero Rey 1998-2019 

Pensamiento II

Pensamiento II


"Como ladrón de tiempos preciosos me atrevo a robarte parte del tuyo.
Me consideraré satisfecho si en un hueco de tu quehacer cotidiano lees estás
letras y entresacas de sus líneas lo que trataré de decir o contar"




Fuente:
Página oficial del pintor Jesús Molinero Rey 
http://www.jmolinerorey.com
© Molinero Rey 1998-2019

© Molinero Rey 1998-20010 – Madrid

Pensamiento I

  1. "Qué difícil es saber manejar el idioma para poder transmitir los pensamientos
con cierta claridad sin perderse en ese camino invisible que existe

entre el pensamiento y la palabra."



Fuente:
Página oficial del pintor Jesús Molinero Rey 
http://www.jmolinerorey.com
© Molinero Rey 1998-2019

Pensamientos



Pensamientos de Jesús Molinero Rey


Encontrados en una libreta son suaves pinceladas, pensamientos y aforismos.





Galería fotográfica

 Para más información puede contactarnos a través de nuestro formulario o correo electrónico


Autobiografia (Segunda parte)

Acuciado por la ruina familiar y harto de luchar en una España empobrecida y sin posibilidades, vendo el pequeño taller, caso a la hermana y con el dinero justo para tres pasajes salgo hacia el Brasil.

En 1952 con una cartilla de racionamiento, con los ojos cargados de lágrimas dejo esta áspera tierra tan llena de contrastes a la que tanto siempre he querido.

Los dolores de la emigración da para escribir varios libros. Dejando al margen las vicisitudes que a uno le pueden suceder en un país extraño viendo que un exceso literario en quien casi no sabe escribir pudiera resultar insípidamente pesado, condensaré en pocas líneas quizá lo que pudiera ser la parte más importante de mi vida artística.

En Río de Janeiro trabajo de operador cinematográfico, después de un nuevo examen. Ajustador, encargado de electricistas y logro llegar a tener en sociedad una pequeña tienda de electricidad y radio en Copacabana.

La vida es dura y ofrezco mi trabajo al mejor postor. No obstante tengo más horas libres y eso hace que mi vena artística florezca de nuevo con nuevos ímpetus. El mercado del arte es más extenso. No sé ve gran pintura excesivamente, pero por el contrario la llamada pintura comercial funciona. No es un coto cerrado a los ricos como en nuestra España y la pintura sale a la calle, buena o mala.

Mis pinturas van mejorando. De algunas cosas que hago ya no me avergüenzo y un buen día al realizar un trabajo eléctrico en la galería de un israelí hace cambiar un poco el rumbo de mi vida. Al hablar de arte con el tal Isac, aprecia en mí, a su entender, grandes conocimientos artísticos y extremada sensibilidad. Piensa que tengo un buen o gran ojo clínico en estilos y técnicas y gran experto en pintura del XIX. El impacto en mí es de asombro. Me ofrece la dirección de la galería "Copacabana Arte", con porcentaje en la venta y allá voy con mis flamantes tarjetas de director artístico.
Con alguna complicación me caso por poderes con la mujer que quería, la guapa madrileña que esperaba mi llamada y ya rodeado de cuadros de ambiente artístico permanente, con más horas libres para soñar y pintar me siento inmerso definitivamente en el mundo del arte. Siento la necesidad de crear, me lo impongo como un sacerdocio, también empujado anímicamente por una dolencia que arrastré varios años en las piernas que casi me impedían andar, aunque sí seguir regentando la mencionada galería.
Mas tarde me ficha otra galería "Galería Nagasaki" y algún año más tarde expongo al aire libre en la playa de Botafogo, donde alquilo mi primer estudio. Ya vendo cuadros con cierta asiduidad y soy aceptado en la Nacional de Bellas Artes.
Cada vez más me seduce, como yo digo, la cocina pictórica y aun sintiendo que la meta es inalcanzable, experimento, pruebo, estudio y silenciosamente, pasando el tiempo, ese velo tenebroso inicial se va esfumando y se hace cada vez más diáfano y transparente. Se va creando una vida interior más densa ésta va madurando y las metas se van sobreponiendo.
Alquilo, más tarde, un estudio en Copacabana, en un edificio comercial y en exposición permanente copo todos los pasillos y salones. En el mencionado edificio funciona el Juzgado de la Zona sur y pinto un mural para el juzgado que representa la Justicia. Realizo murales en dos cafeterías y vendo cuadros a plazos.
Seducido siempre, por los artistas del Renacimiento aprendo a dorar a hoja, bruñido y a laquear, decapes, pátinas y hacerme los colores y las telas. En mi modestia admiro siempre el aprendizaje de aquellos maestros que desde niños empezaron en los talleres aprendiendo el oficio desde la raíz.

Con un bagaje artístico mucho más interesante en estos diez años de vida brasileña, vuelvo a España en 1962. El contacto que tenía con el mundo artístico era nulo, antes de mi partida, pero aprecio que ha evolucionado relativamente poco. Se celebran pocas exposiciones y rara es la casa que tiene cuadros colgados. Me siento extranjero en mi tierra.

No tuve tiempo de meditar el camino a seguir y a los siete días justos de poner mis pies en la estación del Norte ya estaba trabajando en los Estudios Cinematográficos Exa, en calidad de ayudante de sonido. La admisión es con la imposición de trabajar las horas que hiciera falta y en ese momento de mayor producción cinematográfica española de todos los tiempos, unido a las grandes producciones americanas que se rodaban en España, me hacían vivir en el estudio más que en mi casa. A veces demoraba tres días en volver.

Me tocó trabajar con casi todos los monstruos del cine americano y por supuesto con los más modestos astros nacionales. Fue una gran experiencia y por lo menos me sirvió también para comprarme un modesto piso de renta limitada y un 600 de segunda mano.

Años más tarde fiché como montador en Estudios Moro. Monto doblajes, documentales e interminables lista de anuncios y dibujos animados. En algunos trabajos por mi labor se consiguen premios, que van a figurar a nombre de otros -España de mi alma-, y como la colección de cuadros pintados ya es importante, realizo mi primera exposición en Madrid en 1.970, con esta presentación:

"Después de una larga vida artística por Suramérica, principalmente en Brasil, me presento por primera vez en España con una exposición individual, tras haber participado en varias colectivas".

No quiero valorar mi obra. Por encima de todo cuanto hago en arte, y en mi vida privada, deseo que sobresalga la sinceridad. He considerado siempre que esto es fundamental para no traicionarme a mi mismo. Como pintor nunca he deseado colgarme una etiqueta de moda o amaneramiento. He pintado siempre lo que he sentido en cada momento, y por eso mi obra no parece encuadrada en unos moldes rígidos. ¿Qué si me arrepiento de algunas de mis obras? Por supuesto podría decir que de casi todas. En arte hay mucho camino por andar, y yo descubro cada día que mi meta es infinita, porque me exijo cada vez más."
Estas letras podría firmarlas ahora, 17 años después.

El ser admitido en una Nacional de Bellas Artes me animó a realizar esta exposición, con gran éxito por cierto. La crítica me puso muy bien y fui entrevistado en Televisión Española. Varias emisoras de radio me hicieron entrevistas y así me consideré un poco matador en mi tierra, a pesar de que llevaba muchas corridas toreadas.

Desaparecen Estudios Moro y con ello arrastra a todo su personal. En esos momentos un crítico de arte me ofrece la dirección de una galería de la calle Campoamor, simiesquina Sagasta. Acepto. Remodelo la galería e inicio de nuevo otra andadura. Ya consolidada y con una pléyade de pintores importantes en cartera, derriban el edificio. Por supuesto desaparece la galería y acepto en esos momentos la gerencia y relaciones públicas de una nueva agencia de prensa.

Tengo con los grandes directores entrevistas y soy nombrado Vocal Nacional de Prensa. Un entorno diferente impregna mis esponjas creativas y realizo exposiciones en Bilbao, Victoria, Valladolid y Zaragoza, con excelente crítica. Escribo artículos sobre arte y temas para mí importantes o curiosos siendo publicados en diferentes diarios nacionales. En algunos casos realizo entrevistas y viendo que ese mundo interesante no es el mío vocacionalmente, sintiendome maduro artísticamente y pensando que solo se vive una vez, abandono la seguridad para enfrentarme a cuerpo limpio con las necesidades de la vida, con mis pinceles y colores.

Desde entonces 1972, con más de sesenta exposiciones individuales, muchas colectivas cuatro premios conseguidos, componente del jurado de varios certámenes, organizador de varios homenajes a artistas fallecidos o enfermos y componente fundador del Colectivo de Pintores Madrileños. Con más de cuatro mil obras realizadas, con una amplia serie de críticas favorables sobre mi obra, diseminada por ese mundo de Dios en muchos países, siento que no he hecho casi nada. Me parece que quiero atrapar el tiempo perdido y a veces pienso de que estas ansias por pintar y hacer nuevos temas no sería la que sintieron aquellos grandes monstruos del arte. Si ellos como genios tuvieron que cabalgar a las grupas de un tesón indomable, que menos que el mismo tesón y vocación para alcanzar esta modesta meta de este pintor que es feliz con lo que hace pero no está satisfecho.
Mi máxima de luchar y trabajar como si fuera a vivir siempre y vivir cada día como si me fuera a morir mañana, sigue latente y deseo que si esa llamada inspiración se acerca a mí, que me encuentre delante de un lienzo y no presumiendo de artista bohemio en cualquier café.

Mi vida me ha hecho conocer a muchas gentes. Famosos, menos famosos pero entrañables, héroes anónimos, personajes curiosos, personajes importantes y estrellas cinematográficas. Desde la Reina Dña. Sofía hasta D.Enrique Tierno Galván; conocí tantos seres humanos que de todos aprendí algo. Nada se hace de nada.
Concluyo mi pequeño apunte biográfico diciendo lo que escribí en una de mis exposiciones:

"Donde pone el hombre en el suelo la planta, pisa siempre mil caminos y mi camino no es llegar sino ir, estar yendo. Aquí me tienes caminando por el hermoso sendero de la pintura. Al caminar o viajar volvemos a ser niños y el niño es inocencia y olvido. Un nuevo comienzo, un juego, una rueda que echa a girar espontáneamente, un movimiento inicial, un santo decir ¡sí! Mi rueda comenzó a girar hace ya tiempo, devanando con hilos invisibles el entramado de mis sueños para tejer la realidad de mi vida. Así he llegado a la madurez con los sótanos del alma bien repletos, porque de sobra sé que no nos hemos dado nosotros la vida, sino que no es dada sin ser hecha y tenemos que hacernosla.

Valorar es crear. Si no se valorase, el árca de nuestra existencia estaría vacía. Opino que el día que a la fantasía renuncie la Humanidad perecerá, y creo que el arte no es cosa distinta de la vida, es flor de la vida, consuelo para permanecer en ella, como emancipación de algunos instantes, como esencia de la naturaleza y, por tanto, una fuerza viva y permanente.
Aspiro a ser auténtico para lograr ser creador y plasmar con pigmentos, ideas, pensamientos e inquietudes, a poder ser con belleza que se estime y se sienta.

En mi pintura, como en mi vida, tengo sed, ansia, afán y deseo de conseguirlo. Admito que casi siempre solo se puede decir una fracción mínima de lo que se piensa, y aún así, algunas obras te "morderán" y te harán pensar y meditar. Si es así habrán conseguido el fin que me propongo. No olvidemos que nuestra vida es un constante aceptar heridas y un responder enérgico a esa benéfica vulneración. Muchas veces en el rechazo puede existir la sombra de una caricia.

Y repitiendo las palabras de un gran pensador. "En esta hora de universal crepúsculo, cuando todo el Orbe desciende moribundo por la esplendida fiesta de la agonía."... En este momento y, por supuesto, con optimismo, te ofrezco lo que pienso y hago con amor, con ese amor que dilata el alma salvando las distancias; admitiendo que como ser humano soy un objeto complicado y sutil, que ansioso de sobrevivir trato de comunicar cierto valor a las cosas para no olvidar el camino ni olvidarme de caminar.

Remato esta modesta historia, de pluma torpe, con la frase de un gran poeta:

"Confieso que he vivido"


Copyright J. Molinero Rey 1998-2019

Autobiografia Primera Parte


Claves de la vida del pintor. Apuntes autobiográficos.

Entre las anotaciones del artista hemos rescatado su "autobiografía". Es un retrato que hace de su infancia, pasando por su etapa en Río de Janeiro y la vuelta a España.

Autobiografía 

Escribir sobre mi vida me ha de resultar harto difícil. Es difícil para uno hablar de sí mismo.
Si un paisaje nunca es el mismo, dependiendo del espectador, mi vida, "mi paisaje", visto desde uno mismo puede caer fácilmente en abismos y exageraciones o en modestísimas apreciaciones.

Atinar con el punto medio ideal sería mi deseo. A eso me lleva mi intención y a eso me llevarán estas letras, que serán suaves y simples, no exentas de defectos ya que mi virtud no es la pluma al menos trataré del lector que cuento con su benevolencia sepa que no es la vida de un gran hombre ni la de un guerrero famoso, sino la de un artista más que camina por el mundo del arte, dando mandobles para subsistir, que persigue un ideal inalcanzable, que lleva por las venas la necesidad ineludible de pintar como pigmento misterioso y como casi una necesidad biológica.
No sé si mi ego me repite: "que algo de ti sobreviva" o que es un poco de eternidad el dejar algo palpable realizado con amor. Eso sí, mi amor por el arte creo que a veces sobrepasa lo normal, si es que existe un varemo, y por ese amor he aceptado penurias y necesidades, desvelos, sinsabores y verdaderos dramas interiores que creo no hubiera podido resistir si hubiera escogido otro camino como ser humano.

Vivo mi vida, hasta cierto punto afortunada, rodeada de una vocación total; esa vocación que mueve montañas y que aumenta con los años, trocando en sacerdocio mi profesión, transcurriendo los días y los años con una velocidad vertiginosa, porque aún hay mucho que hacer.
No ha sido nada fácil acompasar mi vida a esta vocación que nació en mí en la niñez. Soy uno de aquellos que padecierón una maldita guerra que organizaron sus mayores y que padecieron de todo simplemente por subsistir, acercándose en muchos momentos a la vida animal para poder respirar y arrastrar los pies en una vida casi miserable entre bombas, hambre y miserias; entorno nada propicio para sublimar el amor al arte.
Ese sueño quedaba a veces perdido entre la maraña de la realidad cotidiana, pero siempre como un fuego fatuo, maravilloso, se resistía a extinguirse. Los sueños alimentaron esa llama y largos años de trabajo y estudio en años de necesidades, pero no tan crueles, fueron macerando poco a poco mi formación artística.
Nazco un 14 de agosto de 1.925,en plena dictadura Primo de Rivera, del que oi hablar mucho de niño. Mi nacimiento en aquel Madrid dicharachero, alegre, acogedor y medio provinciano en una taberna del barrio de Chamberí es mi primero y pequeño gran mundo. En la calle ancha de San Bernardo aprendí mis primeros pasos, también a jugar y en ella descubrí el amor infantil al enamorarme de una niña de la vecindad. Mi bautizo en la iglesia de los Dolores sella mi catolicismo tradicional, como cualquier español; justamente en la parroquia donde al parecer está enterrado D.Calderón de la Barca.

Como en cualquier niño los recuerdos de los primeros años se sobreponen y se anulan con rara facilidad, pero existe un acontecimiento en un determinado momento que te marca la mente y ya desde entonces recuerdas las cosas cronológicamente, como si se disparara una ballesta y abrieran unas compuertas escondidas y ya allí se almacenarán las sucesivas vivencias en ese archivo maravilloso del cerebro. (Muchas veces pienso que cuando desaparece un hombre, desaparece también una importante biblioteca).

En los momentos en que los primeros taxis ya compiten con los simones y empieza el transporte a motor a marginar al tirado por bestias, cuando los semáforos no existían, creo, ni en el diccionario, cuando el cangrejo arrastraba sus jardineras por la calle Fuencarral, y los tranvías 3 y 14 a su paso por San Bernardo organizaban con sus tintineos y chirridos una sinfonía urbana, acompasada por el coro lejano de los pregoneros de silleros, traperos, churreros, copleros, vendedores de periódicos y contadores de historias de sucesos recientes con pinturas naif en carteles explicativos, como cinematográficos primerarios. Cuando en las aceras los tenderos de ultramarinos tostaban sus cafés en hornos metálicos alimentados con leña y dándole al manubrio impregnaban las calles de aromas tropicales a veces confundidos con el de las patatas asadas que salía humeante por chimeneas de candorosas locomotora. Aquel Madrid de floristas, mendigos, limpiavías, traperos, limpiabotas, guardias con sable, soldados con ros, pícaros y gitanos. Aquel Madrid con los obreros vestidos casi por profesionales, inclusive el domingo; de toneleros y paragüeros trabajando en las aceras; de rimbombantes amas de cría; de bigotes engomados, de capas, de bombines y chulos, de plachadores y modistillas, de cigarreras y de señoritos calaveras; dejó en mi grandes recuerdos.

Por entonces, mi padre, recio castellano (que andando vino de Soria a los doce años en busca de empleo, después de haber sido pastor) ya con más de veinte de capital, de gran talento natural y excelente lector, lo hacía en voz alta con voz ampulosa de gran tribuno, rodeado de la ensimismada parroquia con los textos que en El Liberal, Ortega y Marañón escribían.

Y un buen día, 14 de abril de 1931, la ciudad es invadida por muchedumbres al parecer felices. Marca un hito en mis recuerdos y esa explosión contagiosa de alegría creo que impactó tanto en mí, que desde entonces pienso que pasé de una especie de nirvana infantil a tomar conciencia de mis actos. Ese día me encaramé con otros chavales, a un camión que repleto de enfervorecidos ocupantes enarbolando nuevas banderas, salió de nuestro barrio y allá fuimos, a Cuatro vientos y a la puerta del Sol para tomar parte de aquel jolgorio repitiendo las cosas que decían los mayores. Para mí fue un día maravilloso.

Mis estudios en un colegio de Marista se entretejen al que tengo de un inolvidable profesor D.Gerardo. Maestro que inculcó en nosotros la rectitud y la honradez. Austero burgalés con cinco hijos a la espalda y que mantenía una elegancia en el saber estar que podrían envidiar muchos caballeros hidalgos. A él un agradecido recuerdo. Planteaba las clases como en el fútbol. Con su primera y segunda división. Con sus campeones de grupo con arreglo a la puntuación ocupando por meses la situación que habías conseguido. Los dos últimos meses de mi asistencia a aquellas clases logré llegar al segundo puesto de primera. Me sentí medianamente feliz.

En aquellos años cuando nuestros partidos futbolísticos los celebravamos en plena calle y el "que viene un coche" nos hacía suspender momentáneamente el juego, recogiendo nuestra pelota de trapo y papel.
La huelga general del 34 nos hizo sentir el preludio de que algo gordo se avecinaba. Sablazos. Esquiroles. Pistoletazos. Pedreas y anarquía; también hambre. Yo veía salir de casa a conocidos con comida que mis padres les daban. Acabado el colegio al principio del verano del 36, ya con once años, voy con unos tíos que regentaban unas salinas en la provincia de Guadalajara a pasar una temporada. Poco más allá de Sigüenza y antes de un pueblecito llamado Alcuneza, y ese encuentro hace que vivamos días dramáticos con sus correspondientes miedos y temores. Refugiados en el monte vamos a dar con un pueblo creo que llamado "Pozancos". Con varios días de estancia partimos para otro más, del que no recuerdo el nombre y de vuelta de nuevo regresamos al lugar de origen. En aquellos momentos sin linea de fuego estable nuestra residencia era tierra de nadie y la aparición de dos milicianos perdidos y uno de ellos familiar, y, hasta cierto punto buscándome, hace que el 18 de agosto y en su compañía de una prima de nueve años, intentemos llegar a Madrid. Esos ciento y pico kilómetros fueron una pequeña odisea y al fin logramos llegar los dos solos a Guadalajara donde después de dormir una noche en la estación logramos subir a una camioneta militar consiguiendo nuestro propósito.

Volviendo a lo que más tarde sería mi verdadera profesión, recuerdo que un escultor que de vez en cuando aparecía por aquella tasca inolvidable, al verme dibujar o hacer mis mapas coloreados le decía a mi padre que en mí había madera de artista y que cuando fuera un poco mayor me llevaría con él. Pensamiento que compartía un para mí; personaje entrañable al que creo debo bastante. Intelectual y médico. De grandes vivencias y excelente narrador, desde niño me hizo descubrir un mundo más importante, que no tenía nada que ver con el mundo artesanal y sencillo que me rodeaba. Quizá se pasara en sus fantasías dialécticas, como buen caballero andante, pero ese hombre al que quiero y con sus ochenta y pico de años camina por el Perú haciendo españolidad, reciba con mis sencillas letras un pequeño homenaje de amor y gratitud. Muchas gracias Sr. D. Antonio Mena.

Hablar de lo que marcó mi infancia la Guerra Civil haría harto prolijo este modesto texto, no sin cierto pudor. Creo que me ha marcado bastante mi vida posterior. Mi infancia se rompió. Pude tener estudios superiores, la guerra me los quitó. Perdí una parte muy importante de mi vida y tuve que cambiar los juguetes por el hambre. Acudir a la escuela con bombardeos, a cambiar mi dormitorio por un sótano, a ver destrozar los muebles para conseguir fuego y a pasar horas interminables por un panecillo o un puñado de bellotas. A ver morir amigos por balas que llegaban del frente y el ir casi hasta él para arrancar ventanas de las casas destruidas para conseguir leña. Muertos, miseria, dramas a tu alrededor y obuses explotando a menos de cien metros. Todo lo que puede suceder en una ciudad asediada llena de parapetos y trincheras, con interminables meses sin luz, con inesperados bombardeos y con la angustia del "por lo menos hemos vivido hoy". Un cataclismo que a los once años no comprendes y del que no tienes culpa de nada.

Pasados los años se desliza sobre mis recuerdos una sutil cortina del antes y después de la guerra.

La dura posguerra rodea de crueldades tu entorno. Como perdedores; amigos, vecinos o conocidos conocen las cárceles y el fusilamiento y desbandada general en otros que no volverás a ver más. Algún familiar muerto y detención de mi padre por ser simpatizante del partido de Azaña; puesto rápidamente en libertad por haber salvado algunas vidas durante la contienda y ser hombre intachable. La necesidad obliga a dejar los estudios y trabajar en una España que se hunde más, por el comienzo de la Guerra Mundial. Un millón de muertos a sus espaldas, con por lo menos seis quintas en el servicio militar, con muchas gentes en las cárceles y en campos de prisioneros, en un país dividido y destrozado, en una ruina económica total y olvidado del mundo.
Empiezo a trabajar en una mercería de la Plaza del Ángel, a pocos pasos del celebérrimo carillón del reloj chino de Canseco, cerca de la tumba donde reposa el cuerpo de Lope de Vega, y escuchando a diario los conciertos del ciego de la ocarina, la que tocaba magistralmente. Las tardes de gran corrida, la salida del torero más famoso, del hotel Victoria era un acontecimiento: nada más que Manolete.

Muchas tardes un hombre diminuto y silencioso y casi siempre de negro daba su paseo y compraba castañas en la esquina. Su sombrero y su bigote ya eran familiares. D. Jacinto Benavente que vivía a pocos pasos de allí.

Mis recados de chico de tienda me hicieron descubrir el mundo de los ricos. El Palace, El Riz, algunos palacios de la Castellana o la casa del maestro Luna el día de su fallecimiento.
En mi callejear por aquel Madrid del estraperlo, del puré San Antonio, boniatos, milhojas y pan de higo; que eran manjares del pueblo me llevó a pisar en alguna ocasión y con devoto arrobamiento alguna galería de arte. Grifé Escoda, Eureka y Cano a través de los cristales. En Cano nunca me atreví a entrar; era un santuario. El entusiasmo de aquellos momentos al apreciar los cuadros, me hacían pensar en que sería de dar media vida con tal de pintar algo parecido, y así compré con las propinas mis primeros tubos de óleo y mis dos primeros pinceles.
El preludio de un futuro destino lleno de altibajos llevado por las olas de la vida. Acudiendo a una academia para culturizarme, escudriñando como podía los misterios del arte, y queriendo adivinar como se hacían aquellas para mí maravillas, pensaba que mi futuro dependía exclusivamente de mí y que cada día tendría que poner un pequeño ladrillo.

Muy poco tiempo fui a Artes y Oficios. Lei todo lo que podía sobre arte y aprendí lo que es la impotencia cuando quieres hacer algo y no puedes. El soñar lo imposible para conseguir lo posible arraigó en mí y con resignación y rabia pintaba malísimas y pequeñas cosas que fueron el embrión de lo que pueda hacer ahora.

Fui pensando en artista acariciado por un sentido extraño que se apartaba del mundo cotidiano; de ese mundo del trueque y la barriga satisfecha o el poseer, caiga quien caiga.

No satisfecho con ser dependiente de comercio a los 17 años, consigo entrar de practicante en un mundo que me seducía bastante: el cine. Practico y trabajo de ayudante de operador en el desaparecido cine Calatravas de la calle Alcalá, al igual que un hermano poco mayor que yo, y ya como ayudante y mis diez pesetas de sueldo me siento un hombrecito. Sigo emborronando cosas y aprendiendo como puedo. Leo todo lo que me sale al paso siempre que pudiera ser importante y poco a poco mi formación se va ampliando.

Estudio radio y por supuesto electricidad y fabrico artesanalmente, en unión de otro amigo, transformadores. Amigo con el que llegué a inscribirme para estudiar perito electricista teniendo que abandonar por simultanear el trabajo con otro empleo debido a las necesidades.

El año 1946, el servicio militar rompe mi vida y en los tres años entre Badajoz, Navarra y Madrid realizaba sobres artísticos a color para los soldados, lo que me ayudaba a incrementar el salario de 0.50 pts.

La licencia me plantea un porvenir. Vuelvo a trabajar de operador cinematográfico y en las horas libres me hago hueco en un taller de reparaciones relacionado con la cinematografía, con un salario casi simbólico pero con el deseo de aprender "ajuste, torno y fresa". Me coloco de proyeccionista en la Embajada Inglesa y encargado de repaso de las películas que distribuían.
Durante tres años simultaneo los tres empleos no sé como y aunque la pintura la tenía casi al margen, siempre trataba de pintar en los momentos más extraños. Me sentía infeliz. La lucha por la vida marginaba cada vez más la ilusión de mi vida.

Con aparatos prestados o alquilados doy proyecciones por los pueblos de la sierra, en colegios y conventos e instalo un cine en Tielmes de Tajuña donde llegué a tener problemas por llevar algunas películas atrevidas como Gilda.
Seguí pintando lo que podía.

Con bastantes conocimientos mecánicos y eléctricos logro establecerme en un pequeño local con un torno y una fresadora comprados a crédito, intuyendo la falta de talleres que existían entonces en esa especialidad cinematográfica. El taller funciona y llego a tener dos empleados que llegaban a retirar más dinero que yo, por los pagos, nuevas herramientas y los cobros que casi siempre eran a noventa días. La ruina familiar me coloca a los 25 años en cabeza de familia con mis padres y una hermana a mi cargo. La situación económica es insostenible. Llego a enfermar por trabajar demasiado. La situación anímica de mi padre, sin empleo, me hace pensar en un futuro muy incierto, y en ese momento decido, no sé si acertadamente, por evitar males mayores, embarcarme a la aventura americana.

Copyright J. Molinero Rey 1998-2019

(Primera parte) 

Jesus Molinero Rey visto por Antonio Cobos

Si nos adentráramos en los entresijos biográficos de todos los artistas grandes que en el mundo han sido, comprobaríamos que muy pocos de ellos tuvieron la fortuna «praxitélica» de gozar, desde el primer instante, de fama y honores Junto a una hermosa Friné para su uso particular. Casi todos tuvieron razones para dejar impreso en sus creaciones ese «pathos» que signó la obra en bloque del maltratado Scopas.

En el pasado, todos los artistas hubieron de luchar contra un entorno indiferente o avieso hasta el punto y hora de su encuentro con un mecenas con sangre noble en sus venas o fastuosas vestimentas purpúreas. En el mismo caso se encuentran los artistas del presente de no encontrar la protección de uno de esos tinglados que se inventaron junto al Sena, a imagen o semejanza de nuestros tinglados taurinos.

Hay una gran similitud, efectivamente, entre los «tejemanejes» taurinos y los de las artes plásticas; pero hay que decir, por si ello sirve de consuelo a los que pintan o esculpen, que los lidiadores estimados como hitos fundamentales en la historia de nuestra llamada fiesta nacional no fueron precisamente los que pisaron el albero de los ruedos arropados algodonosamente por los integrados en el consabido tinglado taurino, sino aquellos que tuvieron que saltar cercas en la noche, sortear mayorales, mendigar sitio en los tentaderos y jugarse la vida ante toros resabidos y con cinco años corridos sobre los lomos en plazas improvisadas de muchos pueblos españoles de Dios.

Esta disgresión artístico-taurina está justificada cuando se trata de enjuiciar la obra de ese gran luchador que ha sido el artista madrileño Jesús Molinero Rey. Nacido para pintar y dueño de técnicas múltiples, por su maestría en diversos procedimientos pictóricos, cabalga sobre muchas y dispares vertientes. Ante la naturaleza viva, el colorismo le gana para desenvolver un paisajismo ortodoxo que sin desdeñar la veracidad concede márgenes a la interpretación imaginativa: pero cuando influye el recuerdo del lujuriante ambiente brasileño, surge el puntillismo chisporroteante que modela las formas suntuosamente y su personalísima técnica, nerviosa y cabrilleante, con lejanas raíces en el divisionismo vibratorio de Monticelli, que le sirve para una temática dramatizante con soledades infinitas.

Gran parte de su obra discurre por caminos surreales con arranque en el mundo del subconsciente; otra, también abundante, es premonitoria y denunciante de la violencia humana, y en otra, menos complicada pero más trascendente por su espontaneidad. Molinero Rey se asienta y deja paso a un pintor sensible, capaz de idealizar la figuración humana y de convertir la realidad viva en realidad fantástica. A Molinero Rey, con fantasía y con preciosismo en su dicción pictórica, no se le puede tascar el freno. Tiene ante sí espacios anchurosos y alas poderosas para volar, porque, dentro del arte, el aferramiento a una fórmula es indicio de mediocridad, y la inquietud constante, prueba de valía.


© Antonio Cobos Soto (1908-2001)

Mas que pintor, esteta

Jesús Molinero Rey por Agustín de la Torre.

Mas que pintor, esteta, lleva un cuarto de siglo buscando el camino de Damasco. No hay en su vida etapas de pausa, ni siquiera de parsimonia en el trabajo. Paralelo: Fray Junípero, en pos de una galaxia de misiones a construir, de fieles a catequizar. Herido, moribundo, debía seguir adelante: ¡Que poco es una vida para dedicarla al servicio de Dios!

Jesús Molinero Rey tiene otro misticismo, distinta vereda para llegar a Roma: el arte, y, de ella, la pintura. ¿Sus comienzos? Tan humildes y calamitosos que convertirían este reportaje en folletín, tan turbulentos como una epopeya, tan épicos como el empuje de la roca de Sísifo, y casi tan desesperanzados...
Luego de estudiar en los Maristas, sintiendo la llamada vocacional, Jesús Molinero Rey hubo de (sic) parir los efectos de la convulsión española a la edad en que otros han dejado (sin) los juguetes.
Sin escuelas de dibujo, ni academias de pintura, se formo en plan autodidacta; alternando diversas profesiones y oficios, tan variados como expender mercería y proyectar películas -con titulo de operador- en un cinematógrafo de Madrid.
Al mismo tiempo (¡!) hizo un curso de radio y fabrico en su domicilio transformadores eléctricos, trabajando gratis para aprender ajuste mecánico, torno y fresa. En la embajada británica fue durante un trienio proyeccionista y encargado del repasado de películas. Con aparatos de cine, prestados, dio funciones ambulantes en pueblos de las inmediaciones y sesiones en colegios y conventos. A la vez, si es que había ratos intermedios, pinto. Sin ayuda, sin enseñanza previa ni la menor orientación, sin dinero, Jesús Molinero Rey improviso lienzos y bastidores, marcos para sus cuadros y los mas diversos elementos cromáticos. Eran materiales heterogéneos y heterodoxos, pero siempre tendentes a sublimar la belleza, ese afán interior que le impulsaba como acicate.
A la edad en que otros mocitos fuman, a escondidas, nuestro joven amigo hubo de constituirse en cabeza de familia, en norte y guía de los padres que atravesaban una situación misérrima. Y dio el salto con ellos hasta Brasil; conjugando para subsistir todas y cada una de sus anteriores profesiones, en un esfuerzo tal que resintió su salud y lo dejo casi varado, en plena pubertad. Apenas podía caminar, en el sentido real y físico de la palabra, y esta desdicha le abrió el único derrotero posible: ¡estar quieto y dedicarse, por entero, a pintar"
En Brasil llegó a ser regente de dos galerías de arte -la Copacabana y la Nagasaki- y en ellas tomo el pulso a profesionales artistas, a técnicas y modos de expresión plástica. Y -siempre intensivo- formo una tertulia con pintores españoles, y en las reuniones sabatinas analizo diseccionando -como en el famoso cuadro de Rembrandt- tendencias y procedimientos pictóricos, estilos, escuelas... El águila real, el impenitente machacón y la llama mística empezaron a fundirse para alumbrar una directriz: ¡precisamente cuando estaban sus alas quebradas, la piedra (sic) rota y el fervor mesiánico trasudando sangre!
No les estoy hablando de un superhombre, amigos míos; sino de alguien como cualquiera de nosotros, y en ello estriba su merito.
"Luz...¡Mas luz!", pedía Voltaire. ¡Mas tiempo y mas conocimientos! Suplicaba al otro lado del mar Jesús Molinero Rey, esforzándose por dominar el Arte y suspirando por volver a España.
¿Posibilidades económicas? Les diré a ustedes que, cuando nuestro emigrante tenia cerca de un millar de cuadros ejecutados, en apretada comunión con su luz interior, había de exponer al aire libre en los jardines de la playa de Botafogo, y en los pasillos de un edificio comercial en Copacabana. Pinto murales para un Juzgado, para cafeterías o portales de lujo, y vendió cuadros a marchantes hebreos y a particulares facilitando el pago aplazado hasta un año.
En relación con un cuadro de Jesús Molinero Rey, voy a referirles cierta anécdota que tiene mucho de sacra y de rocambolesca. La secta cristiana SIEDU le había pedido crear un símbolo religioso. (La cruz desdoblada en dos estrellas) y nuestro artista no pudo entregar el cuadro hasta una Nochebuena. El lienzo quedo en un oscuro camaranchón, para examen posterior del sacerdote. A las ocho de la mañana siguiente, el reverendo penetro en la modesta habitación, dispuesto a ver el cuadro. No encendió luces, porque un rayo de sol penetraba en diagonal e incidía curiosamente en la tela, produciendo una impresión fabulosa; increíble por no haber sido preparado el efecto y, gracias a ello, fantasmagórico. ¡Era como si un dedo sobrehumano señalase, con aquel dardo de luz, la aprobación y el veredicto divinos! Recapitulemos: El cuadro, develado en el día de la Navidad... Su lienzo, el marco, e incluso los colores preparados por la misma mano, al estilo autárquico de los antiguos modos patriarcales... El dedo luminoso, señalando el centro del tema como si de un consenso celestial se tratase... Y, además, el autor de la obra se llamaba Jesús... Los comentarios siguieron a ese tenor, y como la técnica de Molinero Rey es tan distinta -y distante- de las otras conocidas, todo contribuyo a formar un clímax ultraterrestre, feliz y fatalista. Hay un epilogo. Tan hondamente sentido, tan sincero e infantil en su realización que conmueve, crispa y casi angustia. Al día siguiente, el pintor recibió en su estudio la visita de un anciano, munido de venerable barba que, como en éxtasis, se inclino ante el colmándole de elogios y de buenos augurios. ¡El pontífice de la secta le consideraba un heraldo del Mas Allá!
Esto es un reportaje veraz, y no fantasía novelada. Para consolidar ante ustedes los meritos extraordinarios de este pintor -que hace poco celebro una exposición en Madrid con gran éxito de publico y de critica (periódicos, televisión y radio)-, diré que ha ganado tres premios internacionales de publicidad a escala mundial, en el montaje de sonido y por su trabajo en Estudios Moro, y dos documentales en el ámbito nacional: el ultimo el pasado año, en Zaragoza.
Adrede no he querido hablar de la pintura de Jesús Molinero Rey, sino de sus vicisitudes en pos del Arte. Me parece mas interesante y humano, mostrarles como a Hércules siguiendo el hilo de Ariadna, en el interior del laberinto. Es posible que en otro momento, coincidiendo con una nueva muestra de su vocación, les guie por otro Dédalo: el de su laboriosisima técnica, el de su visión sui generis de la plástica. Deseo que coincidían conmigo, entonces, en que Jesús Molinero Rey no ha encontrado, aun, su camino de Damasco, pero que esta marchando -con sus pies lacerados, casi inservibles- por una senda firme y ascendente hacia ese pináculo.
© AGUSTIN DE LA TORRE

IBERIAN DAILY SUN

Jesús Molinero es un artista que ha obtenido su personal experiencia en los lienzos, durante una vida rica en situaciones difíciles, experiencia en otras tierras y trabajo duro.

El ha montado ahora su primera exposición en España, en la Galería Estudio de Madrid.

Hay tres temas principales en sus lienzos expuestos. El primero esta inspirado en su conocimiento del Brasil, un país al cual el artista no puede sentirse indiferente.

Hay un colorido de composiciones inspiradas en las danzas del carnaval brasileño, los colorados habitantes y sus coloridas mascaras.

Hay visiones surrealistas con hombres y mujeres desnudos con la piel agrietada que mezcla con seres irracionales, extraños, fantásticos animales similares a aquellos usados por el Herenymous Bosch.

Finalmente el paga el tributo a su estatura como un español y conoce muy bien los temas ibéricos.

Este grupo incluye a D. Quijote y Sancho Panza, las figuras de las Procesiones de Semana Santa, cantantes flamencos y otros.

En algunas de estas pinturas el drama a través de un desolado campo por ejemplo -mezcla técnicas y temas para formar juntos una combinación muy difícil.

Molinero es un artista que va a la cabeza, espero que su habilidad y entusiasmo le traigan los sucesos de que es merecedor.

IBERIAN DAILY SUN

El hombre en la Pintura Angelin Gatell

El hombre en la Pintura de Jesús Molinero Rey

Pocas veces encontraremos el paisaje estricto, huérfano de la presencia del hombre, en la obra de este pintor cuya preocupación gira, evidentemente, en torno a la criatura humana en su expresión mas dolorida. A veces, las imágenes que nos propone parecen erguirse ante nosotros como alertándonos, como dándonos noticia de su azaroso existir.
La intención denunciatoria del artista no puede pasarnos desapercibida. Es tan detectable como su sensibilidad y su intuición pictóricas.
El hombre. Los pinceles de Molinero Rey lo escriben con letras mayúsculas, ya sea junto a los trigos recién segados, en los anchos campos de Castilla, ya sea apoyado en el mundo urbano desde donde ofrece al mundo el espectáculo de una ceguera mas simbólica que real; o danzando frenéticamente por las calles de Rió de Janeiro, criatura-símbolo de los celebres Carnavales; o a dos pasos de la muerte en el patio frió de una cárcel... El hombre siempre zarandeado, siempre inerme, siempre sometido a múltiples e implacables fuerzas.
Un mundo misterioso, alucinante, emerge de la mejor pintura de Molinero Rey que, casi siempre, se nos antoja un espejo capaz de captar, por voluntad absoluta del pintor, no la imagen objetiva y aséptica de su entorno, sino todo aquello que se mueve oscuramente en lo mas profundo del ser humano, aquello que marca, que determina, que construye al hombre en su dimensión mas trágica, acaso por menos consciente. Axial son las criaturas de esos carnavales, tema insistido y feliz de su obra, tratadas con dramático impresionismo goyesco. Espectador por diez veces de una fiesta que tiene mucho de rito y de venganza, los ojos del pintor han ido mas allá del estridente colorido de los trajes, mas allá de la alegría que congestiona los rostros, de la danza ininterrumpida que distiende los músculos. Ha visto algo sobrecogedor tras la barbarie y la sangre suscitadas. Ha descubierto, sencillamente, a uno de los pueblos mas oprimidos de la tierra y ha comprendido hasta que punto el Carnaval puede significar la puerta de sus represiones, la desembocadura de su tragedia humana. Y, amorosamente, ha interpretado sus ritos, sus danzas, su religión, sus supersticiones, valiéndose unas veces del trazo rápido y nervioso que pone en movimiento a los cuerpos ardientes y rítmicos, como sucede en su cuadro "Frenesí" o en las figuras centrales, suavemente elásticas, de "Frevo"; otras veces, enjoyando de pedrería sus colores, como en las imágenes estáticas y misteriosas de la "La dama y el príncipe", o en esa "Figura de Carnaval" donde el rostro del pueblo adquiere, súbitamente, una nobleza y una majestad sin parangón.
Otra de las vertientes en la pintura de Molinero Rey, quizá la mas inquietante, es esa en la que sus pinceles buscan en el surrealismo su adecuado medio de expresión. Ante esas imágenes atormentadas y atormentadoras que nos contemplan, no podemos evitar el preguntarnos: ¿De que dolosas vivencias son reflejo esos seres infrahumanos, esos dedos vegetales que se alargan y penetran la tierra como extrañas y torturadas raíces, esos colores inesperadamente ásperos y fríos? ¿Que espera ese viejo de rostro pétreo sentado junto al camino que se pierde interminable y desolado? ¿Y esas caras que se agrupan terribles, esas bocas que se agrandan, esas lenguas afiladas...? ¿Que hay tras esas imágenes subyugantes y terribles? ¿Acaso la confabulación del hombre para destruir al hombre...?
"-Tengo visiones terribles de la guerra que viví siendo niño: combates, denuncias, fusilamientos..."
Y su mirada nos indica un cuadro estremecedor: en el patio de una cárcel vemos tres hombres atados a un poste. Solo a uno de ellos podemos verle la cara. Sus ojos son intensamente, trágicamente azules. Tiene una mirada penetrante, profunda, que anonada. ¿Que odio, que amenaza se condensa en las pupilas del condenado a muerte? "Aun" se titula el cuadro. ¿Por que "Aún"? El pintor se encoge de hombros. Sonríe con ese gesto vago que le caracteriza. En el fondo de sus ojos un negro vestido de emperador hace una pirueta.
"-Si, el hombre, su circunstancia humana, es el tema central de mi obra. Desde siempre, desde que empecé a pintar allá, en Río...".
Y mira como un poco sorprendido, como si no comprendiera del todo de donde le vino el impulso que mueve sus pinceles entre luces y sombras, entre temores y esperanzas, mientras en torno a nosotros sus criaturas parecen decirnos que no son fruto absoluto de la imaginación, sino testimonio vivo y doloroso de un mundo real, espantosamente real...
© ANGELINA GATELL, poetisa y escritora.



Más sobre Angelina Gatell:

Criticas de arte

Jesús Molinero es un artista que ha obtenido su personal experiencia en los lienzos, durante una vida rica en situaciones difíciles, experiencia en otras tierras y trabajo duro.

El ha montado ahora su primera exposición en España, en la Galería Estudio de Madrid.

Hay tres temas principales en sus lienzos expuestos. El primero esta inspirado en su conocimiento del Brasil, un país al cual el artista no puede sentirse indiferente.

Hay un colorido de composiciones inspiradas en las danzas del carnaval brasileño, los colorados habitantes y sus coloridas mascaras.

Hay visiones surrealistas con hombres y mujeres desnudos con la piel agrietada que mezcla con seres irracionales, extraños, fantásticos animales similares a aquellos usados por el Herenymous Bosch.

Finalmente el paga el tributo a su estatura como un español y conoce muy bien los temas ibéricos.

Este grupo incluye a D. Quijote y Sancho Panza, las figuras de las Procesiones de Semana Santa, cantantes flamencos y otros.

En algunas de estas pinturas el drama a través de un desolado campo por ejemplo -mezcla técnicas y temas para formar juntos una combinación muy difícil.

Molinero es un artista que va a la cabeza, espero que su habilidad y entusiasmo le traigan los sucesos de que es merecedor.

IBERIAN DAILY SUN


JESÚS MOLINERO REY nos presenta una exposición en donde la fantasía aflora en todos sus cuadros. Hay en estas obras una estructura que se eleva y complica al modo de un gigantesco árbol.

La fantasía y el símbolo son dos condicionantes de este artista.

Un concepto escultórico, podríamos decir de estas formas enraizadas que tienen mucho de surrealismo.

MOLINERO REY ha vivido muchos años en Sudamérica y principalmente en Brasil.

Francisco Prados de la Plaza. Critico de Arte de TVE.

En el espacio de televisión "Panorama de Actualidad".


Jesús Molinero Rey por Agustín de la Torre.

Mas que pintor, esteta, lleva un cuarto de siglo buscando el camino de Damasco. No hay en su vida etapas de pausa, ni siquiera de parsimonia en el trabajo. Paralelo: Fray Junípero, en pos de una galaxia de misiones a construir, de fieles a catequizar. Herido, moribundo, debía seguir adelante: ¡Que poco es una vida para dedicarla al servicio de Dios!

Jesús Molinero Rey tiene otro misticismo, distinta vereda para llegar a Roma: el arte, y, de ella, la pintura. ¿Sus comienzos? Tan humildes y calamitosos que convertirían este reportaje en folletín, tan turbulentos como una epopeya, tan épicos como el empuje de la roca de Sísifo, y casi tan desesperanzados...

Luego de estudiar en los Maristas, sintiendo la llamada vocacional, Jesús Molinero Rey hubo de (sic) parir los efectos de la convulsión española a la edad en que otros han dejado (sin) los juguetes.

Sin escuelas de dibujo, ni academias de pintura, se formo en plan autodidacta; alternando diversas profesiones y oficios, tan variados como expender mercería y proyectar películas -con titulo de operador- en un cinematógrafo de Madrid.

Al mismo tiempo (¡!) hizo un curso de radio y fabrico en su domicilio transformadores eléctricos, trabajando gratis para aprender ajuste mecánico, torno y fresa. En la embajada británica fue durante un trienio proyeccionista y encargado del repasado de películas. Con aparatos de cine, prestados, dio funciones ambulantes en pueblos de las inmediaciones y sesiones en colegios y conventos. A la vez, si es que había ratos intermedios, pinto. Sin ayuda, sin enseñanza previa ni la menor orientación, sin dinero, Jesús Molinero Rey improviso lienzos y bastidores, marcos para sus cuadros y los mas diversos elementos cromáticos. Eran materiales heterogéneos y heterodoxos, pero siempre tendentes a sublimar la belleza, ese afán interior que le impulsaba como acicate.

A la edad en que otros mocitos fuman, a escondidas, nuestro joven amigo hubo de constituirse en cabeza de familia, en norte y guía de los padres que atravesaban una situación misérrima. Y dio el salto con ellos hasta Brasil; conjugando para subsistir todas y cada una de sus anteriores profesiones, en un esfuerzo tal que resintió su salud y lo dejo casi varado, en plena pubertad. Apenas podía caminar, en el sentido real y físico de la palabra, y esta desdicha le abrió el único derrotero posible: ¡estar quieto y dedicarse, por entero, a pintar"

En Brasil llegó a ser regente de dos galerías de arte -la Copacabana y la Nagasaki- y en ellas tomo el pulso a profesionales artistas, a técnicas y modos de expresión plástica. Y -siempre intensivo- formo una tertulia con pintores españoles, y en las reuniones sabatinas analizo diseccionando -como en el famoso cuadro de Rembrandt- tendencias y procedimientos pictóricos, estilos, escuelas... El águila real, el impenitente machacón y la llama mística empezaron a fundirse para alumbrar una directriz: ¡precisamente cuando estaban sus alas quebradas, la piedra (sic) rota y el fervor mesiánico trasudando sangre!

No les estoy hablando de un superhombre, amigos míos; sino de alguien como cualquiera de nosotros, y en ello estriba su merito.

"Luz...¡Mas luz!", pedía Voltaire. ¡Mas tiempo y mas conocimientos! Suplicaba al otro lado del mar Jesús Molinero Rey, esforzándose por dominar el Arte y suspirando por volver a España.

¿Posibilidades económicas? Les diré a ustedes que, cuando nuestro emigrante tenia cerca de un millar de cuadros ejecutados, en apretada comunión con su luz interior, había de exponer al aire libre en los jardines de la playa de Botafogo, y en los pasillos de un edificio comercial en Copacabana. Pinto murales para un Juzgado, para cafeterías o portales de lujo, y vendió cuadros a marchantes hebreos y a particulares facilitando el pago aplazado hasta un año.

En relación con un cuadro de Jesús Molinero Rey, voy a referirles cierta anécdota que tiene mucho de sacra y de rocambolesca. La secta cristiana SIEDU le había pedido crear un símbolo religioso. (La cruz desdoblada en dos estrellas) y nuestro artista no pudo entregar el cuadro hasta una Nochebuena. El lienzo quedo en un oscuro camaranchón, para examen posterior del sacerdote. A las ocho de la mañana siguiente, el reverendo penetro en la modesta habitación, dispuesto a ver el cuadro. No encendió luces, porque un rayo de sol penetraba en diagonal e incidía curiosamente en la tela, produciendo una impresión fabulosa; increíble por no haber sido preparado el efecto y, gracias a ello, fantasmagórico. ¡Era como si un dedo sobrehumano señalase, con aquel dardo de luz, la aprobación y el veredicto divinos! Recapitulemos: El cuadro, develado en el día de la Navidad... Su lienzo, el marco, e incluso los colores preparados por la misma mano, al estilo autárquico de los antiguos modos patriarcales... El dedo luminoso, señalando el centro del tema como si de un consenso celestial se tratase... Y, además, el autor de la obra se llamaba Jesús... Los comentarios siguieron a ese tenor, y como la técnica de Molinero Rey es tan distinta -y distante- de las otras conocidas, todo contribuyo a formar un clímax ultraterrestre, feliz y fatalista. Hay un epilogo. Tan hondamente sentido, tan sincero e infantil en su realización que conmueve, crispa y casi angustia. Al día siguiente, el pintor recibió en su estudio la visita de un anciano, munido de venerable barba que, como en éxtasis, se inclino ante el colmándole de elogios y de buenos augurios. ¡El pontífice de la secta le consideraba un heraldo del Mas Allá!

Esto es un reportaje veraz, y no fantasía novelada. Para consolidar ante ustedes los meritos extraordinarios de este pintor -que hace poco celebro una exposición en Madrid con gran éxito de publico y de critica (periódicos, televisión y radio)-, diré que ha ganado tres premios internacionales de publicidad a escala mundial, en el montaje de sonido y por su trabajo en Estudios Moro, y dos documentales en el ámbito nacional: el ultimo el pasado año, en Zaragoza.

Adrede no he querido hablar de la pintura de Jesús Molinero Rey, sino de sus vicisitudes en pos del Arte. Me parece mas interesante y humano, mostrarles como a Hércules siguiendo el hilo de Ariadna, en el interior del laberinto. Es posible que en otro momento, coincidiendo con una nueva muestra de su vocación, les guie por otro Dédalo: el de su laboriosisima técnica, el de su visión sui generis de la plástica. Deseo que coincidían conmigo, entonces, en que Jesús Molinero Rey no ha encontrado, aun, su camino de Damasco, pero que esta marchando -con sus pies lacerados, casi inservibles- por una senda firme y ascendente hacia ese pináculo.

© AGUSTÍN DE LA TORRE. Crítico de arte.

Jesus Molinero Rey - Pintor surrealista


JESÚS MOLINERO REY. Pintor nacido en Madrid en 1925.
Dirigió en Río de Janeiro las galerías Copacabana Arte y Galería Nagasawa.
Su primera exposición en Madrid la realiza en 1970. Con esta presentación:
"Después de una larga vida artística por Sudamérica, principalmente en Brasil, se presenta por primera vez en España con una exposición individual, tras haber participado en varias colectivas".

Su segunda exposición la forman casi 90 cuadros. Participa en gran numero de certámenes. Nacional de Bellas Artes, Salón de otoño, etc.Dirigió en Madrid la Galería de arte "Campoamor".
Ha expuesto individualmente y ha participado en gran número de certámenes y exposiciones colectivas; obteniendo entre otros galardones el Premio Reus de Pintura, Premio Alcalá de Henares, Premio Atauta (Soria), Premio Almazán de Pintura.
Tiene obra repartida en importantes colecciones de España, Europa y América; Inglaterra, Francia, Brasil, Estados Unidos, Suecia, Alemania, Bélgica, Perú, México, Argentina, Venezuela.

Obra mural en el Edificio de las Naciones Unidas (Estados Unidos). Mural en la Iglesia Chozas de Canales (Toledo), 1996. Colección Asociación de la Prensa de Madrid e importantes colecciones privadas.

Ha realizado 80 exposiciones individuales y desde 1970 su trayectoria es muy amplia.
Miembro del jurado en Certámenes de pintura. Fue uno de los fundadores del colectivo Pintores de Madrid "Taller Abierto". Miembro de la Asociación de pintores Madrileños.

Ha escrito gran numero de artículos sobre arte y sociedad en revistas especializadas y periódicos
Fallece en Madrid el 10 de febrero de1998 a la edad de 72 años.


Más información a través de nuestro formulario o correo electrónico

jmolinerorey@gmail.com